Si es la primera vez que nos visitas ¡bienvenido!.

Hemos escrito este post con mucha ilusión así que esperamos que te guste 😀

De hecho, de eso hablaremos precisamente, de la ilusión de hacer realidad tu propio proyecto.

Verás, como nos encanta el retail, además de trabajar muy a gusto en ello, empleamos tiempo en estudiar, analizar y asistir a eventos relacionados con empresas, nuevos hábitos de consumo, etc. Total que por mucho que indaguemos sobre los “negocios del futuro”, conviviendo a diario con nuestros clientes y sus respectivos clientes, llegamos a la conclusión de que sencillamente las personas buscan cumplir sus sueños.

Sueños muy diferentes que en el caso de comerciantes y gerentes suelen ser:
“Abrir mi propio negocio y cambiar las cosas” o “seguir en el oficio e ir más allá”.

Lo que nos lleva a pensar que la clave del éxito de un soñador es la confianza, por encima de factores tan importantes como el método, el tiempo, los contactos o incluso el presupuesto.
Confiando en uno mismo y sobre todo confiando en los demás, además de aprender muchísimo, perfeccionas la idea, afinas el método, optimizas tu tiempo, amplías contactos e inviertes mucho mejor tu presupuesto.

Por eso, si eres un soñador, aquí dejamos nuestras recomendaciones para crear tu espacio:

Opción A) HACERLO TU

Tal vez no confías en profesionales porque crees que haciéndolo todo tú gastarás menos
Al fin y al cabo, se trata de coger un local y como se te da bien la decoración, con hacerle unos arreglillos y comprar solamente lo imprescindible, listo.

Pero CUIDADO porque un local no es una vivienda y NO ASESORARTE PUEDE SALIRTE MUY CARO.

Para que tu negocio sea una fuente de ingresos seria, debes tomártelo muy en serio.

Empezando por la fase inicial en la que es primordial que confíes en una buena gestoría que te oriente sobre viabilidad, contabilidad, legislación y en definitiva, todo el papeleo imprescindible.
Estando bien asesorado ganarás tiempo y dinero porque no cometerás errores tan comunes cómo, negociar mal las condiciones del contrato (alquiler / compra / traspaso) o que el sitio no se adapte a tus verdaderas necesidades, entre otras cosas.

Después, tendrás que conseguir la licencia urbanística y licencia de actividad.
La segunda, podrán gestionarla en dicha gestoría, pero la primera tendrás que solicitarla en Urbanismo y para ello, antes deberás idear la distribución estratégica del espacio. Aquí, tómate tu tiempo y esfuérzate al máximo en tus reflexiones porque de esa distribución dependerá -muy importante- la funcionalidad del establecimiento, el tipo de inversión y el pago de los correspondientes impuestos.
Éste será uno de esos momentos en los que valorarás el trabajo de un arquitecto y de un interiorista porque ellos se ocuparían de todo: plano, normativa, permisos, gremios, materiales, decoración y reforma (por ejemplo, en este enlace tienes un ejemplo de un presupuesto básico de acondicionamiento de local).
Y hablando de reforma, si decides hacerla con algún conocido, ten presente que con una licencia de obra menor sólo podrás pintar o reparar (nunca tirar tabiques ni intervenir en fachada), y que para dar de alta los suministros (luz, agua y teléfono) tendrás que recurrir si o sí a instaladores homologados.

Por cierto, si no estás habituado a hacer obras, prepárate física y mentalmente para el desgaste que provocan los ruidos, la suciedad, coordinar personas y trabajos, tratar con la comunidad de vecinos, los plazos, etc.

Bueno y antes de empezar a obrar, elabora un plan de costes lo más detallado posible, que se ajuste a tu presupuesto y que contemple -muy importante también- todas las partidas necesarias incluyendo “imprevistos” y “extras”, porque suele pasar que la inversión en equipamiento (tpv, software, mobiliario, expositores, rotulación y fungibles) en el género y en la decoración (pintura, iluminación y atrezo), supone más dinero del que se piensa.

También te aconsejamos que confíes en un diseñador gráfico para crear tu imagen de marca. Principalmente porque abrir un establecimiento en pleno siglo XXI significa competir con internet, centros comerciales, empresas punteras y sus respectivas y estudiadísimas técnicas de venta. Y después, porque de nada sirve invertir poco para empezar, si no logras amortizar esa inversión por no atraer o fidelizar clientes…
El diseñador aportará más sentido y sensibilidad a tu marca y negocio, te ayudará a comunicarte mejor con tu target (público objetivo) y sabrá aplicar dicha marca tanto al espacio offline (fachada, interior del local, papelería, uniforme, etc) como al espacio online (web y rrss).

Por último, aunque no en último lugar, estudia muy bien tu selección de productos o servicios y como exponerlos porque te aseguramos que tus beneficios dependerán de ello. ¿Sabías que el 80% de las ventas de un establecimiento provienen del diseño del espacio? ¿O que esa buena presentación fideliza clientes?. (Por eso siempre andamos hablando de Visual Merchandising y Retail Design en Zaragoza, aquí más info.).

Y de ahí que existamos los diseñadores de retail o retail designers. Porque no sólo se trata de reformar y decorar, crear un negocio es más difícil de lo que parece: es pensar en su ubicación, exposición y todo lo que da forma a la experiencia del cliente.

OPCIÓN B) CONTRATAR

Ahora visualiza todos los ´pros´ de que te ayuden a que tu espacio empresarial, sea bonito y sobre todo rentable.
Siendo tan profesional como eres, ¿no mereces un sitio que te represente y que tus clientes quieran visitar?.

Para hacer realidad tu negocio, lo mejor es confiar en profesionales.

Sabemos que es un momento de tu vida demasiado importante como para:

  • Ayudarte durante todo el proceso, empezando por asesorarte sobre el local ideal y poniendo a tu disposición nuestra red de contactos de confianza (gestoría, arquitecto, todos los gremios y proveedores especializados).
  • Servirte de nuestra experiencia y creatividad (los espacios que diseñamos son únicos, claramente identificables y la selección y exposición de productos/servicios es garantía de rentabilidad).
  • Adaptar tus necesidades a las necesidades del mercado actual con empatía (tu negocio tendrá éxito porque hemos estado en tu lugar y sabemos lo que funciona).

Y puedes estar seguro de que la buena energía con la que juntos crearemos tu espacio, la sentirán tus clientes.

¡Muchas gracias por leernos!.