Hola de nuevo.

Hoy queremos bucear un poco en la historia de nuestro estudio situado en Santa Isabel y contarte porqué, aunque seguimos viviendo y trabajando muy a gusto en él, tenemos nuevo despacho en el centro de Zaragoza donde atendemos a nuestros clientes.

Rebobinemos.
En 2007 teníamos 25 años y llevábamos solo 3 como autónomos. Éramos jóvenes pero trabajábamos desde los 18, por lo que hacía tiempo que buscábamos un lugar donde vivir con sitio para trabajar con las manos (por entonces ejercíamos de mecánico-montador y escaparatista-interiorista e íbamos de aquí para allá con herramienta, libros, decoración,…).
Hay que puntualizar también que somos pareja-socios prácticamente desde el colegio y que, aunque de pequeños nunca supimos qué “seríamos de mayores”, siempre (aun siendo de familias y barrio obreros y sin estudiar oficialmente interiorismo) siempre nos maravilló el Diseño: espacios, moda, vehículos, muebles, etc.

El caso es que, comentando con los más cercanos el loco sueño de tener ese ´utópico estudio´, surgió la idea de ir a ver un local, que según averiguamos, cumplía con la normativa urbanística de cambio de uso (local<vivienda).

Y fue algo instantáneo. Entramos, lo vimos y  N O S   E N A M O R A M O S.

Y eso que el sitio era un completo desastre.
Estaba totalmente en bruto (sin instalaciones, ni puertas, ni tabiques, ni ventilación o luz natural,… no tenía NADA) y mientras nos lo enseñaban sin demasiadas ganas y los gorriones nos sobrevolaban (literalmente), un vecino aparecía para “ayudar” diciéndonos que el local sufría vandalismo constantemente…

Como se puede ver en la foto, aquello era un cuchitril pero nosotros inexplicablemente, nos sentíamos en casa.
Creíamos que el espacio tenía un enorme potencial: entorno natural, techos altos, terraza, tranquilidad, etc.

Muchos meses después, tras sufrir pero superar uno por uno los durísimos trámites (proyecto urbanístico, reuniones vecinales y consiguiente reforma) así quedó nuestro soñado loft.

Y diez años más tarde, seguimos viviendo y trabajando muy felices en él pero lo cierto es que entre 2009 y 2015, atendimos pocos clientes aquí. Las necesidades técnicas y el ritmo frenético de los proyectos, simplemente hacían que nos desplazáramos nosotros hasta donde interveníamos (tiendas, naves, oficinas,..).

Fue a final de 2015, después de que varios clientes nos contrataran para diseñar integralmente su negocio, cuando definitivamente sentimos que citarnos aquí resultaba demasiado íntimo.

Y eso que nos consideramos profesionales cercanos, pero por eso mismo, reunirnos en el centro de Zaragoza es lo más cercano a todo y a todos no? 🙂 Así que el siguiente reto ha sido rehabilitar un nuevo espacio donde atender y sorprender a comerciantes vocacionales y gerentes entregados (como titulamos los primeros post).

En este nuevo despacho de c/Ana Isabel Herrero nº 6  (un antiguo taller tapicero construido en 1949 que nunca había sido reformado) nos reunimos para trabajar el escaparatismo, la redecoración o el interiorismo de las empresas de Zaragoza. Sea como sea o esté como esté el local, somos capaces de transformar el espacio por completo, respetando si procede, la esencia original o los elementos más auténticos del sitio.

Nos encantará recibirte allí así que no dudes en contactarnos, pedir cita y te dedicaremos toda nuestra atención.

Esperamos no haberte aburrido porque teníamos muchas ganas de explicar nuestros orígenes y que conocieras nuestra ´mágica realidad´. No idílica, por supuesto no fácil, pero sí mágica.
Porque, ¡que sería la vida si no creyéramos en la magia!

Un saludo y hasta la próxima.